Su salud

El Mal de Chagas-Mazza, una de las enfermedades parasitarias más predominantes en América Latina, contraída a través de la picadura de vinchucas infectadas, es una enfermedad que suele encontrarse, especialmente, en personas que viven o han vivido en entornos con carencias significativas tanto a nivel socioeconómico como de higiene.

Si bien se trata de una enfermedad que afecta a casi todos los países de Latinoamérica, hay cuatro países en los que esta enfermedad ha tendido a abundar mayoritariamente: Brasil, Bolivia, Paraguay y Argentina.

El Mal de Chagas-Mazza y una víctima reconocida: Mercedes Sosa

Mercedes Sosa fue una cantante de música folklórica argentina, sumamente reconocida en América Latina y también en distintas partes del mundo. Nació en Tucumán, el 9 de Julio de 1935 y murió en Buenos Aires el 4 de Octubre del año 2009.

Considerada como la mayor exponente mundial de lo que es el folklore argentino, Mercedes Sosa fue conocida como “La Voz de América Latina”.

Mercedes Sosa se crió en una familia obrera, con bajos recursos, llevando su infancia en un ambiente precario. Sin embargo, se dedicó prontamente a la música, cantando canciones populares argentinas y gravando su primer disco en la adolescencia.

En el año 1979, Mercedes debió exiliarse, debido a un arduo proceso de hostigamiento del que fue víctima por cantar en tono de denuncia, siendo detenida en la ciudad de La Plata durante una presentación. Ese mismo año, Mercedes se instaló en París y, un año después, se afincó en la ciudad de Madrid, en España.

Mercedes “la negra” Sosa pudo volver al país recién en 1982, poco tiempo antes del desembarco en las Islas Malvinas.

La enfermedad de “la negra”

“La negra” Sosa databa la edad de 40 años cuando comenzaron a aparecer determinados síntomas, de los que nadie pudo dar una referencia específica. Estos síntomas incluían frecuentes mareos, arritmias e insuficiencias cardíacas. Ninguno de sus allegados sabía determinar a qué se debían estos síntomas. Fue su médico personal, el Doctor Arnoldo Epelbaum, quien le ordenó realizarse una serie de estudios clínicos y análisis, los cuales dieron lugar a la confirmación de la sospecha: “la negra” Sosa padecía de Mal de Chagas-Mazza (si queres sabes más sobre esta enfermedad visitá este enlace)

Una vez obtenido el diagnóstico, Epelbaum comenzó a indicarle la realización de reposos, los cuales rara vez eran respetados por la cantante folklórica. A medida que el tiempo pasaba, pudo notarse un cierto deterioro físico, el cual dio lugar también a continuas infecciones urinarias, como también a dos edemas agudos en los pulmones, los cuales logró superar con cierta dificultad. Sin embargo, sus consistentes complicaciones hepáticas y renales, como también un corazón enfermo, hicieron que un día, a los 74 años de edad, su talentoso cuerpo dijera basta.

Según los registros del momento, Mercedes Sosa jamás había dicho públicamente que padecía de Mal de Chagas-Mazza.

Al tiempo de su muerte, fue el Doctor Epelbaum quien anunció en los medios de comunicación:

“(Mercedes) Padecía desde hace más de treinta años el mal de Chagas, una enfermedad que transmite la vinchuca (un parásito) y que lleva aparejado problemas cardíacos.”

Arnoldo Epelbaum

Mercedes Sosa había nacido y pasado buena parte de su infancia en zonas rurales de Argentina. El Mal de Chagas-Mazza tiene la particularidad de ser una enfermedad que se desarrolla principalmente en este tipo de territorios, en donde la vida de la vinchuca se lleva adelante con mayor facilidad. Podríamos creer que fueron estas condiciones de vida las que hicieron que Mercedes “la negra” Sosa adquiriera esta enfermedad, aunque dicha afirmación no puede ser confirmada con tal seguridad.

Lo que sí sabemos, es que el Mal de Chagas-Mazza es la mayor enfermedad parasitaria de América Latina en la actualidad y que resulta necesaria la continuidad en la toma de medidas a nivel internacional para apuntar a su erradicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *